Acude a tu notario

Respuestas del notario

Quería hacer la siguiente consulta: Con mi pareja estamos en ese momento que todo son dudas. Queremos casarnos pronto y ya tenemos un contrato de arras para la compra de un piso. Mi pregunta es relacionada con el pago de este piso. Queremos pagar la cuota de la hipoteca a medias, pero el capital inicial no es el mismo ya que uno tiene mucho más ahorrado que el otro (aprox. 70%-30%). ¿Se puede hacer constar esta situación sin hablar de separación de bienes? ¿Es un caso común? ¿En caso de separación cada uno recuperaría su parte proporcional -que sería variable con el paso del tiempo debido al pago de la hipoteca a medias? ¿Puede esta situación complicar otros trámites como la declaración de la renta...? Saludos y muchas gracias por su paciencia.

Estimado Xavier: Enhorabuena por su próxima boda. Su pregunta es más corriente de lo que usted cree. En su caso, hay que distinguir entre titularidad de la vivienda, y pago del precio. La vivienda será propiedad de ustedes en los porcentajes que ustedes mismos declaren ante el Notario en la escritura de compraventa, ya que todavía no se han casado. Ese porcentaje de propiedad o titularidad no se modifica por el hecho de que posteriormente se hagan pagos del precio aplazado en un porcentaje distinto del señalado. Dichos pagos sólo producirán, en su caso, un derecho de reembolso en favor del cónyuge que pagó más de lo que le hubiera correspondido por su porcentaje de propiedad. Por tanto, ustedes tienen, en principio, tres alternativas: 1º) Comprar en proporción a la parte del precio (no de los intereses) que calculan que acabarán pagando cada uno al final del préstamo. 2º) Comprar en proporción a la aportación inicial de cada uno, y modificar los porcentajes de propiedad al final del préstamo, de acuerdo con lo pagado efectivamente por cada uno. 3º) Comprar en proporción a la aportación inicial, y reembolsar la diferencia en metálico si resulta que alguno pagó de más. Posiblemente la solución más correcta sea la 1ª, haciendo constar en la misma escritura de compraventa que se fija ese porcentaje de adquisición porque existe el compromiso entre ambos de abonar en dicha proporción las cuotas del préstamo. De este modo, si alguno deja de pagar, no habrá ninguna duda, sean cuales fueren los términos del préstamo, de que el otro podrá exigir el reintegro de la parte correspondiente de las cuotas (aunque insistimos en que la titularidad del piso no se vería alterada por ello; sería una simple cuestión de reclamación de dinero). A efectos del IRPF, si hacen declaración separada, cada uno podrá deducirse, dentro de los márgenes permitidos por la ley, el porcentaje de las cuotas que efectivamente haya pagado, siempre que no supere su porcentaje de titularidad (si adquirió el 30% de la vivienda, sólo podrá deducirse como máximo el 30% de las cuotas). Por último, tengan en cuenta que, si se casan en régimen de gananciales, los salarios e ingresos obtenidos por cada uno serán comunes al 50%, aunque sólo trabajase uno de los dos. Confiamos en haberle sido de utilidad. Gracias por su consulta 

Comparte esta página:
  • Compartir en Google
  • Compartir en Digg
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Technorati
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn
Suscríbete a nuestros canales RSS
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer sus servicios al usuario. Al continuar utilizando este servicio, el usuario acepta el uso de nuestras cookies. Aceptar | Ampliar esta información