Contact your notary

Me he comprado una casa en construcción, y cuando voy a firmar el contrato privado, en una de sus cláusulas se estipula que me haré cargo de los intereses y amortización cuando se firme el certificado de final de obra, aunque no se haya firmado la escritura pública y por supuesto todos los demás requisitos como cedula de 1ª ocupación, existe alguna norma por la cual la empresa constructora no pueda obligarme al pago de la hipoteca hasta que no se me entregue la vivienda. También se ha omitido en el contrato privado el tema de asegurar las cantidades entregadas a cuenta y lo peor de todo esto es que ya entregue 6.000 euros, con un contrato de reserva que nada de esto decía.

No debes firmar contratos con cláusulas con las que no estés de acuerdo, pues siempre te pueden originar problemas judiciales. Si ya lo has firmado podría impugnarse la cláusula como abusiva, ya que como resulta del artículo 10 de la LGDCU, estaremos ante una cláusula abusiva cuando produzca, en contra de las exigencias de la buena fe y en detrimento del consumidor, un desequilibrio importante entre los derechos y las obligaciones que se deriven del contrato. A título ejemplificativo, entre otras, indica la Directiva Comunitaria de 5 de abril de 1.993: “Obligar al consumidor a cumplir con todas sus obligaciones aun cuando el profesional no hubiera cumplido las suyas”. El efecto de la cláusula abusiva declarada nula es, como regla general, la nulidad parcial del negocio. El actual artículo 10.bis.22 de la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, redactado por la disposición adicional 1ª; de la Ley 7/1998, de 13 de abril, sobre Condiciones Generales de la Contratación considera como cláusula abusiva, “22. La imposición al consumidor de los gastos de documentación y tramitación que por Ley imperativa corresponda al profesional. En particular, en la primera venta de viviendas, la estipulación de que el comprador ha de cargar con los gastos derivados de la preparación de la titulación que por su naturaleza correspondan al vendedor (obra nueva, propiedad horizontal, hipotecas para financiar su construcción o su división y cancelación), siempre que se cumpla el requisito inexcusable de que esta cláusula no haya sido ``negociada individualmente entre el vendedor y el comprador (artículo 10). Como puede ver, este último es el punto clave de la norma, porque si usted firma el contrato y, en caso de reclamación ulterior, el promotor prueba que la cláusula de gastos ha sido negociada individualmente con usted (ej.: justificando que en unos contratos la incluye y en otros no, o con cualesquiera otros medios de prueba que sean considerados suficientes por el Juez), entonces podría sostener su validez. Por último, te aconsejo que, simultáneamente a la entrega de cantidades, te aseguren su devolución por aval y no esperes a firmar el contrato privado para ello.

Share this page:
  • Share in Google
  • Share in Digg
  • Share in Facebook
  • Share in Technorati
  • Share in Twitter
  • Share in LinkedIn
Subscribe to our RSS canals