El Notariado informa

Ir al listado

30 de mayo de 2012

José Manuel Romay Beccaría: "Los notarios ponen el listón muy alto, lo que invita a huir a los especuladores"

"Nada tiene de extraño que las hipotecas subprime no hayan tenido en España los efectos colaterales que han ocasionado en Estados Unidos, porque los notarios ponen, con su intervención, el listón de la prueba muy alto, lo que "invita a huir a los especuladores y deja al sistema notarial latino en un estadio de garantías muy superior al del modelo anglosajón", señaló el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, en la clausura del 11º Congreso Notarial Español- el 30 de mayo- conmemorativo del 150 Aniversario de la Ley del Notariado. Todo un signo de "fortaleza de vuestro entramado institucional. Una estructura de funcionamiento que pone al notario en competencia al coste establecido por el Gobierno", aseguró.

De izquierda a derecha: Alfonso Zermeño, presidente de la Comisión de Asuntos Americanos de la Unión Internacional del Notariado; Ignacio Solis, decano del Colegio Notarial de Madrid; José Manuel Romay Beccaría, presidente del Consejo de Estado; Manuel López Pardiñas, presidente del Consejo General del Notariado; Jean Paul Decorps, presidente de la Unión Internacional del Notariado, y Joan Carles Ollé, vicepresidente del Notariado y coordinador general de los Actos conmemorativos del 150 Aniversario de la Ley del Notariado. De izquierda a derecha: Alfonso Zermeño, presidente de la Comisión de Asuntos Americanos de la Unión Internacional del Notariado; Ignacio Solis, decano del Colegio Notarial de Madrid; José Manuel Romay Beccaría, presidente del Consejo de Estado; Manuel López Pardiñas, presidente del Consejo General del Notariado; Jean Paul Decorps, presidente de la Unión Internacional del Notariado, y Joan Carles Ollé, vicepresidente del Notariado y coordinador general de los Actos conmemorativos del 150 Aniversario de la Ley del Notariado.
  • La confianza es "vuestra pócima mágica" señaló el presidente del Consejo de Estado a los notarios asistentes a la clausura del 11º Congreso Notarial Español.
  • Manuel López Pardiñas, presidente del Notariado: "El mayor reto de los notarios será preservar la confianza social que a lo largo de estos ciento cincuenta años han sabido atesorar."

El presidente del Consejo de Estado incidió, además, en dos aspectos determinantes para asegurar el futuro de la profesión notarial. De un lado, “la cercanía de los notarios a la sociedad, a sus clientes, que confían en vosotros cuando acuden a vuestras oficinas y que se ha erigido en otra de vuestras señas de identidad. Una confianza -dijo- que es “vuestra pócima mágica”. Y, por otro lado, el hecho de que “se os requiera para nuevas tareas”, en alusión a la futura ley de Jurisdicción Voluntaria, “para desatascar la Justicia”, haciendo uso de “la excelencia de vuestro conocimiento jurídico y vuestro compromiso de servicio a la sociedad”.

Romay Beccaría valoró especialmente el termómetro social en el que los despachos notariales se convierten por la “proximidad con los ciudadanos”. En las notarías, “se funden los conocimientos de la Justicia y de la Economía”. Un asunto por el que “vuestras aportaciones a los grandes retos del Estado español, a la recuperación de la senda del crecimiento y del progreso” y a la definitiva sepultura de esta “maldita crisis” resultan de “especial trascendencia”.

El presidente del Consejo General del Notariado, Manuel López Pardiñas, analizó las características esenciales que identifican y configuran la institución notarial, señalando que “el notario es un funcionario público en cuyo régimen confluyen todos los rasgos esenciales del servidor público, que deben mantenerse: ingreso por oposición; número y ubicación de las notarías; un estricto régimen de incompatibilidades y disciplinario; retribución por medio del arancel, que sustenta no sólo al notario, sino a todo el servicio notarial y sin cargar al erario público”. Sin embargo, según López Pardiñas “buena parte de  esas características necesitan revisión. La necesita el programa de oposición porque se ha de analizar si ha de bastar el grado universitario, o debe exigirse un postgrado, común a otros cuerpos de funcionarios. La necesitan la demarcación notarial, conciliando la proximidad y eficacia de la prestación del servicio, y el régimen disciplinario. También el arancel, para hacer de él un instrumento adecuado de mantenimiento del servicio público notarial.”

El presidente recalcó que “el notario es al tiempo que jurista, un profesional, que ejerce su función pública de forma independiente. El núcleo de su profesión es una función pública que realiza no en mero interés o beneficio de quien a él recurre, sino en interés general. Precisamente ese control en competencia ha demostrado a lo largo de estos años su eficiencia, hasta tal punto que se ha convertido en referente a imitar por otros sistemas, que han visto claudicar en estos años el principio de desregulación absoluta”.

Por último, López Pardiñas señaló que “la Justicia, la seguridad jurídica, son bienes por si mismo evaluables. Es hora de reivindicar -ha dicho- que el Derecho, la norma, la certeza del marco legal, constituyen por sí un in-put positivo”. “El mayor reto del Notariado será preservar la confianza que a lo largo de estos ciento cincuenta años ha sabido atesorar, al ser un punto seguro al que la sociedad acude cuando siente la necesidad de la certeza”, concluyó.

Joan Carles Ollé, vicepresidente del Notariado y coordinador de los actos del 150 Aniversario de la Ley del Notariado, destacó el “enorme trabajo desarrollado en la sesión, en la que se ha canalizado todo el capital humano y científico” de las seis jornadas precedentes -desde la de Sevilla, en marzo de 2012, hasta la de Bilbao, en mayo de este año- y que han resultado “esenciales” para perfilar las conclusiones jurídicas en torno a la autonomía de la voluntad, que son un tratado revisionista del Derecho Privado español. Un documento “denso, rico y de gran calidad jurídica”, esbozado por los distintos coordinadores de las sesiones monográficas sobre otras tantas especialidades del Derecho, que se trasladará a las “autoridades pertinentes por si de él se pudiera derivar una traslación legislativa” a modo de reformas. Ollé también recordó la importancia de que la sociedad actual “demande a los notarios la recuperación de funciones para reducir la litigiosidad a un coste razonable, un siglo y medio después de que la propia Ley del Notariado estableciera la escisión entre las funciones notarial y judicial”.

El decano del Colegio Notarial de Madrid, Ignacio Solís, realizó un preciso repaso a los hitos y características de la profesión notarial que han contribuido, incluso más allá de los 150 años de la ley del Notariado, a “proporcionar seguridad, certeza y nivel jurídico y técnico” a la sociedad que, en la actualidad, “demanda que nos adaptemos con rapidez a los fulgurantes cambios tecnológicos sociales y económicos” en marcha. Solís hizo hincapié en que “no es el momento de caer en la complacencia, sino de mirar hacia el futuro […] sin miedo, ni complejos, ni trabas a la hora de cumplir con nuestra función, la de notario, que debe ejercerse con compromiso y con enamoramiento por la profesión, una demostración que ha de realizarse día a día”.

El presidente de la Unión Internacional del Notariado, Jean Paul Decorps, señaló que “frente a la palpable realidad del mayor incremento de los contenciosos” en el último de los modelos desde el comienzo de la crisis, “los notarios debemos asumir el reto de contribuir a desjudicializar los conflictos y enfatizar nuestra condición de funcionarios públicos que se involucran en la resolución efectiva de este tipo de problemas”, consustanciales a la práctica totalidad de los países.

Por último, Alfonso Zermeño, presidente de la Comisión de Asuntos Americanos de la Unión Internacional del Notariado, dijo haber “constatado” a lo largo de la celebración del 11º Congreso Notarial Español y de la XV Jornada Iberoamericana “el papel preponderante del Notariado español en la vida económica y social de España”.

  • Imagenes
  • Acto de clausura del 11º Congreso Notarial Español y de la XV Jornada Notarial Iberoamericana

    De izquierda a derecha: Alfonso Zermeño, presidente de la Comisión de Asuntos Americanos de la Unión Internacional del Notariado; Ignacio Solis, decano del Colegio Notarial de Madrid; José Manuel Romay Beccaría, presidente del Consejo de Estado; Manuel López Pardiñas, presidente del Consejo General del Notariado; Jean Paul Decorps, presidente de la Unión Internacional del Notariado, y Joan Carles Ollé, vicepresidente del Notariado y coordinador general de los Actos conmemorativos del 150 Aniversario de la Ley del Notariado.

    (2888 Kb)

Voces relacionadas

Comparte esta página:
  • Compartir en Google
  • Compartir en Digg
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Technorati
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn
Suscríbete a nuestros canales RSS
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer sus servicios al usuario. Al continuar utilizando este servicio, el usuario acepta el uso de nuestras cookies. Aceptar | Ampliar esta información