La pregunta de la semana

La pregunta de la semana

Búsqueda  

Efectivamente, la mediación notarial es una opción muy apropiada para una solución negociada. Un notario que esté formado adecuadamente como mediador podrá ayudarles a resolver el conflicto. El notario mediador no impondrá un acuerdo, sino que, bajo la más absoluta confidencialidad garantizada por la ley, les ayudará a llegar a una solución satisfactoria sin tener que acudir a los tribunales de Justicia. Los colegios notariales tienen o colaboran con centros de mediación donde podrán orientarle.http://cort.as/5ggO

Sería conveniente por varios motivos. En primer lugar, cuando hablamos de propiedades, no nos referimos solo a las inmobiliarias. También son propiedades, por ejemplo, los coches, el dinero de las cuentas bancarias, los muebles o las joyas. Haciendo testamento usted decide a quién deja esos bienes. Por otro lado, hacer testamento será más económico para sus herederos, pues, de no hacerlo, tendrán que hacer una declaración abintestato, un documento notarial que permite determinar quiénes son los herederos, en qué proporción lo son y cuáles son los derechos que les corresponden en la herencia. Este último proceso es más lento y costoso que si se hace testamento.

Por supuesto, usted puede cambiar o revocar su testamento en cualquier momento para adecuar su contenido a sus nuevas circunstancias. De esta forma, el testamento anterior quedará anulado y el nuevo recogerá las disposiciones que usted quiera conservar más los cambios que quiera realizar.

Es cierto que usted también cuenta con la posibilidad de hacer un testamento que se limite únicamente a revocar el anterior sin incluir ninguna otra disposición, pero de este modo usted se quedará sin testamento y será la Ley la que señale qué personas deberán heredar el día de mañana. Por tanto, ya que va a revocar su primer testamento, le aconsejaría que aprovechara para actualizar sus contenidos, pues el coste será prácticamente el mismo.

Efectivamente, si usted tiene una sociedad, aunque esta haya cesado en su actividad, sigue estando obligado a presentar declaraciones correspondientes al Impuesto de Sociedades. El incumplimiento de estas obligaciones, además de las posibles sanciones, puede conllevar la baja en el índice de entidades jurídicas, lo cual obligará a darla nuevamente de alta para inscribir cualquier cosa relativa a esa sociedad en el Registro Mercantil, incluida su disolución. Los propios administradores pueden llegar a ser responsables subsidiarios por las obligaciones tributarias pendientes al cesar la actividad. Le recomiendo que, si usted quiere finalizar con la sociedad, lo que debería hacer es disolverla.

Los notarios tienen determinadas obligaciones legales en materia de prevención del blanqueo de capitales y del fraude fiscal. Entre esas obligaciones está la de solicitar al cliente información o documentación acreditativa de los medios de pago que ha utilizado en una transacción de este tipo. Si el ciudadano no quiere aportar esa información o documentación, el notario deberá informar a las autoridades tributarias de esa negativa, algo que también le habrá comentado. Estas medidas son obligatorias para todos y su único objetivo es evitar delitos financieros. 

Los padres, como titulares de la patria potestad y representantes legales de sus hijos menores, pueden adquirir inmuebles para ellos, haciendo que los menores se conviertan en propietarios. Sin embargo, les aconsejo que analicen bien la situación, por varias razones. Imaginen que pasados los años necesitan vender o hipotecar el inmueble, entonces se les van a plantear dos problemas. Por un lado, recordemos que ustedes no son los propietarios, por lo que no podrán transmitir lo que no es suyo. Y, por otro lado, si como representantes del menor quieren proceder a la venta del inmueble, necesitarán obtener una autorización judicial previa. Es decir, el juez deberá analizar si la operación es de interés para el menor y, en caso afirmativo, autorizarla. Pero, si la razón de la pretendida venta es la simple voluntad de los padres, el juez rechazará dicha autorización.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el testamento vital o documento de voluntades anticipadas no es un testamento propiamente dicho, pues no contiene disposición de sus bienes o patrimonio. Es una fórmula legal por la que una persona mayor de edad manifiesta qué asistencia médica desea recibir en caso de que llegue a encontrarse en una situación en la que no pueda expresar su voluntad. Por ejemplo, qué tratamientos quiere que le sean o no aplicados en caso de enfermedad o intervención quirúrgica, si quiere ser donante de órganos y el fin con el que desearía donarlos. También permite expresar creencias y valores para que sean tenidos en cuenta por el personal sanitario a la hora de determinar qué actuación médica seguir o no.

Si queremos hacerlo en documento público deberemos ir al notario para que redacte y autorice un acta notarial  en la que recogerá nuestra voluntad e incluso el nombramiento de la persona de nuestra confianza que deseamos que se encargue de vigilar la correcta aplicación de nuestras instrucciones.

No tenga ninguna duda. Debe usted saber que los documentos que autoriza el notario son secretos. El secreto profesional es una de las bases fundamentales de nuestra labor diaria, que no sólo incumbe a los notarios, sino también a nuestros empleados, y se extiende no solo a los documentos que realizamos en nuestras notarías, sino a aquellos hechos que conozcamos por nuestra profesión. En el caso que me plantea, la copia de un testamento sólo la puede obtener en vida usted o un apoderado especial que haya designado para ello y, hasta que no fallezca nadie tendrá derecho a obtener una copia. Así que, si usted no se lo dice a nadie, nadie lo sabrá y su voluntad permanecerá en secreto.

Sí, se puede pedir un duplicado o nueva copia. Pero la única persona que, en principio, puede hacerlo es el poderdante, es decir, quien lo haya concedido, a no ser que, cuando el poderdante acudió a la notaría a otorgar el poder, hubiera especificado en esa escritura pública que autorizaba al apoderado para que pudiera solicitar una copia. Si así se concretó en el poder que le otorgó su hermano, usted podrá acudir a la notaría a pedir la copia. En el caso del poderdante, no encontrará inconvenientes para pedir dicho duplicado. 

La aceptación de la herencia por los herederos implica una declaración de voluntad individual de cada uno de ellos, pero la falta de consentimiento de al menos un heredero impide llevar a cabo la partición de dicha herencia. El caso que usted cita, en el que alguien se encuentra en paradero desconocido y sin noticias del mismo, se denomina “ausencia legal”. Esta situación puede ser solicitada por el cónyuge del ausente, por los parientes consanguíneos hasta cuarto grado o por el ministerio fiscal de oficio o en virtud de denuncia. La finalidad de instar esta ausencia legal es que se designe un representante de la persona desaparecida para que defienda sus intereses y pueda realizarse la partición de la herencia. Para ello, debe acudir al procedimiento de Jurisdicción Voluntaria a fin de que posteriormente el juez declare “ausente” al desaparecido y pueda designar a una persona que le represente. De esta manera no verá retardado el proceso de adquirir los bienes o derechos que le correspondan.

Claro que sí. Un poder es un documento público autorizado por un notario que permite a una persona, física o jurídica (poderdante), designar a otra como su representante, de modo que pueda actuar en su nombre en determinados actos jurídicos. Usted puede otorgar un poder, por ejemplo, para que alguien pueda comprar o vender en su nombre, pueda disponer de una cuenta bancaria, aceptar herencias, hacer trámites con la seguridad social, etc. En la escritura pública se pueden enumerar todas las facultades que se desea dar a una persona para que las ejercite en su nombre. Hay personas más cautelosas que prefieren otorgar los poderes de manera más restringida y hacerlos de uno en uno.

Es una pregunta sumamente interesante. Aunque cada persona es libre de decidir lo que haría en un caso similar, habría que tener en cuenta que usted está dejando un trabajo remunerado por acompañar a su pareja, por lo que mi recomendación es que se constituya como pareja de hecho ante notario y que se especifique en esa escritura pública que, en caso de separación, tendría derecho a recibir una compensación por dicha renuncia.

Para contestar a su pregunta, debería saber si se trata de una sociedad civil o una mercantil, ya que las consecuencias del fallecimiento de uno de sus socios son diferentes en cada caso. En las sociedades civiles, la muerte de cualquiera de los socios produce, a priori, la extinción de la sociedad, a menos que previamente se hubiera pactado en el contrato de sociedad la continuación de su actividad, bien entre los demás socios partícipes o bien con el heredero. Por otro lado, si se trata de una sociedad de capital o mercantiles, el notario atenderá fundamentalmente al contenido de los estatutos sociales. La solución dependerá de si en estos estatutos se ha establecido un derecho de adquisición preferente de las participaciones en favor de los socios sobrevivientes o, en su defecto, en favor de la sociedad. Le aconsejo que acuda a un notario de su elección para exponerle su caso con detalle y así pueda asesorarle.

Mostrando el intervalo 92 - 104 de 141 resultados.

Elige a tu notario

Introduce los datos para encontrar un notario:

Rellene al menos uno de los campos

¿Buscas una escritura?

Introduce el nombre y apellidos de la persona que figura en la escritura que quieres localizar:

Rellene todos los campos

Publicador de contenidos

24/01/2013

El notario y sus servicios

03/07/2012

El Notariado abre hoy en internet un Centro de Información Estadística

25/10/2010

La cúpula de Justicia se reúne con el Pleno del Consejo

25/10/2010

El ministro de Justicia asiste a una sesión plenaria del Consejo General del Notariado

15/10/2010

El Notariado lanza su web 2.0 con nuevos servicios y contenidos